La importancia del consumo de granos enteros durante el embarazo

científicos de Nestlé, junto con los principales investigadores del Consorcio internacional EpiGen llevaron a cabo una evaluación detallada de la ingesta de granos enteros en las mujeres embarazadas en Singapur, donde la tasa de diabetes gestacional se encuentra entre las más altas del mundo.

Gacetillas de prensadic 3, 2015

Nuevo estudio muestra un bajo consumo de granos enteros en mujeres embarazadas.
de Singapur

El embarazo conduce a alteraciones en el metabolismo de la glucosa, incluyendo la diabetes mellitus gestacional, un problema de salud común que aumenta el riesgo de un parto por cesárea, y se asocia con el desarrollo de la diabetes tipo 2 (DM2) en la madre y en su hijo más adelante en la vida.
La comprensión de las necesidades nutricionales de las madres y los recién nacidos y mejorar la nutrición materna e infantil desde la pre-concepción hasta los primeros 1.000 días de vida, son áreas de enfoque clave de investigación en Nestlé. En este contexto, los científicos de Nestlé, junto con los principales investigadores del Consorcio internacional EpiGen llevaron a cabo una evaluación detallada de la ingesta de granos enteros en las mujeres embarazadas en Singapur, donde la tasa de diabetes gestacional se encuentra entre las más altas del mundo. El nuevo estudio, publicado en el Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition, es el primer informe exhaustivo de la ingesta de granos enteros en una población asiática, y en las mujeres embarazadas. Los resultados muestran que la ingesta de granos enteros por parte de las mujeres estudiadas está por debajo de la recomendación.

Estudio de la ingesta de granos enteros
Estudios anteriores han sugerido que una dieta rica en granos enteros mejora el metabolismo de la glucosa y puede ayudar a reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en las poblaciones en riesgo. El presente estudio proporciona una idea de la ingesta de granos enteros en mujeres embarazadas de Singapur, mediante la realización de un estudio transversal retrospectivo sobre las mujeres embarazadas del estudio de cohorte  de madres –hijos llamado Growing Up in Singapore Towards healthy Outcomes (GUSTO), que tiene como objetivo investigar el papel de factores de desarrollo en los primeros años de vida en la aparición de enfermedades metabólicas más tarde. La ingesta de granos enteros se basó en datos de recuerdo de la dieta y en los biomarcadores plasmáticos en 998 y 100 mujeres embarazadas, respectivamente. Los resultados mostraron que sólo el 30% de las mujeres informó comer granos enteros. Por otra parte, en estas mujeres que declararon consumir granos enteros, la ingesta diaria promedio de 23.6 g fue inferior a la cantidad recomendada por la Comisión de Promoción de la Salud de Singapur. Esta baja ingesta fue confirmada por las bajas concentraciones plasmáticas de alquilresorcinoles, un biomarcador de la ingesta de grano entero.

¿Qué se puede hacer?
Motivar a las mujeres embarazadas a reemplazar los granos refinados (por ejemplo, pan blanco, arroz blanco) por granos enteros (por ejemplo, el pan integral, arroz integral, galletas de trigo integral) en su alimentación y aumentar su consumo de cereales integrales en general, puede ayudar a aumentar el consumo a niveles recomendados por las autoridades y permitir un aumento de la ingesta de fibra dietética, betaína, vitaminas E, B1, B2, B6 y ácido fólico, y minerales como el magnesio, selenio y zinc, todos los cuales se considera que tienen un impacto positivo en el desarrollo del feto. Para lograr esto, el desarrollo y la mayor disponibilidad de productos con granos integrales también puede ser beneficioso. Si bien hay algunas pruebas que sugieren que las dietas enriquecidas con  granos enteros mejoran la tolerancia a la glucosa en las mujeres durante el embarazo, se necesitan más estudios para demostrar si este enfoque prometedor podría ayudar a reducir la incidencia de la diabetes gestacional y tener un impacto positivo en los resultados de salud materna e infantil.

"La comprensión y la mejora de la nutrición de las futuras madres y los lactantes durante los primeros 1.000 días de vida es una prioridad de investigación para Nestlé. Nuestra asociación con EpiGen está ayudando a mejorar nuestra comprensión de cómo la alimentación y  el estilo de vida de las mujeres embarazadas pueden influir no sólo en su propia salud, sino también en el futuro crecimiento y desarrollo de sus hijos". Thomas Beck, Jefe del Centro de Investigación Nestlé

Referencia del artículo: Whole grain intake, determined by dietary records and plasma alkylresorcinol concentrations, is low among pregnant women in Singapore. Alastair B Ross, Marjorelee T. Colega, Ai Lin Lim, Irma Silva-Zolezzi, Katherine Macé, Seang Mei Saw,Kenneth Kwek, Peter Gluckman, Keith M. Godfrey, Yap Seng Chong and Mary F. F. Chong.

Acerca EpiGen
EpiGen es un consorcio mundial de investigadores líderes radicada en cinco centros en tres países (Auckland UniServices Limited, de la Universidad de Southampton, Unidad de Epidemiología del ciclo vital del Consejo de Investigación Médica - Universidad de Southampton, Instituto de Singapur de Ciencias Clínicas de la Agencia para la Ciencia, Tecnología e Investigación ( A * STAR), y la Universidad Nacional de Singapur). EpiGen busca avanzar en la comprensión de los procesos de desarrollo y  procesos ambientales que influyen en la salud a través del curso de la vida.
Para más información sobre EpiGen, visita: www.EpiGenGRC.com