MOCHILAS SALUDABLES: Viandas sencillas para mejorar la alimentación de los chicos


Gacetillas de prensamay 11, 2017

nota trabajo

Los chicos en edad escolar están en plena etapa de crecimiento y consumen energía constantemente. Por eso, necesitan una alimentación completa y equilibrada que, a veces, resulta difícil de mantener fuera de sus hogares.

Son muchos los niños que llevan viandas a la escuela, ya sea para el almuerzo, como un snack o una colación para el recreo. Preparar la lunchera requiere de cierta planificación, para ayudar a que los niños cubran sus requerimientos nutricionales, consuman alimentos saludables y evitar que se aburran por tener siempre las mismas comidas.

Las viandas escolares deben combinar los distintos grupos de alimentos, respetar las condiciones de seguridad e higiene alimentaria (cocción, temperatura, conservación) y acompañar los hábitos y gustos del niño. Es una buena idea involucrar al niño en la preparación de la vianda y selección de alimentos. Debemos siempre ofrecerle comidas en la vianda que sean de su agrado.

A continuación se proponen una serie de opciones saludables, de rápida y sencilla preparación, que ayudarán a los adultos a colaborar en la nutrición de los niños con poco esfuerzo.

Almuerzos

  • Tartas y canastitas de verduras (calabaza, choclo, zapallitos, espinaca y ricota).
  • Empanadas con diferentes rellenos (humita, pollo, verduras)
  • Tortillas o croquetas (de papas, acelga, arroz).
  • Fideos mezclados con arvejas, zanahoria, huevo duro, tomate, atún al natural, trocitos de queso o verduras cocidas como zapallitos o brócoli, pechuga de pollo desmenuzada.
  • Bifecitos de carne o pollo con verduras o una ensalada (algunas verduras prácticas son tomatitos cherry, rodajitas de pepino y bastoncitos de zanahoria).
  • Panqueques livianos untados con queso blanco o mayonesa light y rellenos con atún al natural o pollo picado, con tomate y choclo; pavita, queso magro y tomate.
  • Sandwiches saludables: siempre preferir el pan integral e incluir vegetales como lechuga, rúcula, palta, láminas de vegetales cocidos como berenjenas o tomate fresco . En caso de utilizar aderezos, es recomendable usar mayonesa light o queso untable y si es posible enviar el sobrecito individual para que el chico lo agregue antes de comerlo.
  • Postre: dar prioridad a las frutas naturales. Si son difíciles de pelar, se recomienda enviarlas cortadas en un tupper. También se pueden dar postres caseros como arroz con leche, flan, postre de leche o frutas asadas.
  • Bebida: Agua

Snack o colaciones nutritivas

  • Ensalada de frutas
  • Frutas
  • Cereales preferentemente integrales
  • Galletas integrales
  • Frutas secas

¿Cómo cuidar la calidad de la vianda?

A veces, la comida recalentada no tiene el mismo sabor que en el hogar y hay algunos alimentos que cambian su sabor después de algunas horas fuera de la heladera. Es importante siempre mantener las viandas refrigeradas, para que los alimentos no se echen a perder y sean seguros. Para garantizar que los niños coman su vianda, ésta debe conservar el aspecto y sabor con el que la conocen. Algunos tips para lograrlo:

  • Si se eligen tartas o empanadas, calentarlas envueltas en papel de cocina, para que no queden húmedas.
  • Contar con tuppers de diversas formas y tamaños para disponer los distintos ingredientes por separado (por ejemplo que no se mezcle el jugo del tomate con la milanesa).
  • Para que el agua llegue fría al almuerzo, colocarla con tiempo en el freezer o congelador con la mitad de su contenido, y rellenarla con más agua a la mañana.
  • Envolver los sandwiches en papel adherente o en bolsitas con cierre.
  • Agregar geles refrigerantes en la lunchera para ayudar a mantener el frío. Mantener la vianda en un lugar fresco, nunca al sol o en la mochila.
  • Elegir luncheras térmicas.
  • Los termos para alimentos son una buena opcion para mantener la comida caliente por varias horas.
  • Incluir, si se puede, algún elemento sorpresivo en la vianda de cada día: una nota con un mensaje, algún juego, un sticker.
  • Al llegar al hogar, tirar los restos de la vianda y lavar bien el recipiente, para que no quede olor ni contaminación en la comida del día siguiente.

¿Cómo optimizar los tiempos a la hora de preparar las viandas?

  • Cocinar, junto con la cena, lo que se van a llevar los chicos al otro día.
  • Dejar la comida preparada en el tupper en la heladera y dejar lista la vianda con cubiertos y servilletas.
  • Considerar la posibilidad de cocinar y congelar comidas ya en porciones individuales.
  • “Reciclar restos”: unas sobras de arroz pueden transformarse en croquetas, salpicón con pollo o revuelto con arroz, huevo y verduras.