Nestlé colabora con la alimentación de los pilotos del Solar Impulse

El Centro de investigaciones de Nestlé ha trabajado de la mano con el equipo de Solar Impulse durante 5 años desarrollando una variedad de comidas que puedan resistir cambios extremos a la temperatura y a las condiciones climáticas y además les proporcionen todos
los nutrientes necesarios.

Gacetillas de prensadic 3, 2015

Risotto de hongos, papas gratinadas y sopa de curry: la dieta que está alimentando a los pilotos del Solar Impulse que intentan convertirse en los primeros en volar un avión impulsado por energía solar alrededor del mundo.
El equipo de ocho científicos del Nestlé Research Center (NRC) en Lausana, Suiza, dedicó 5 años y más de 6000 horas de investigación para desarrollar los alimentos correctos.
Liderado por la Dra. Amira Kassis, el equipo de Nestlé desarrolló planes alimentarios personalizados y todos los alimentos para los dos pilotos que buscan romper el récord mundial de vuelo solar, Bertrand Piccard y André Borschberg.
El desafío radica en alimentarlos y asegurar que reciban la nutrición que necesitan a una altitud de crucero de 27.000 pies en una cabina de vuelo sin presión. Tanto la comida como su embalaje están especialmente diseñados para sobrevivir a temperaturas extremas y diversas condiciones climáticas. Tiene que ser fácil de consumir, satisfacer las limitaciones de peso y brindar un buen sabor también.

Probando un nuevo envase
"Había un montón de prueba y error. Desde probar nuevos envases hasta probar la comida en sí para ver cómo soportan las condiciones ", dijo la Dra. Kassis. "Proporcionar los niveles requeridos de calidad nutricional es de suma importancia para los pilotos, y el perfeccionamiento de todos los elementos llevó tiempo”.
A gran altitud a menudo disminuye el apetito humano, por lo que las comidas de los pilotos se dividen en dos categorías principales. Una versión de mayor altura para el consumo por encima de 3.500 metros compuestas de alimentos energéticos, ricos en carbohidratos y grasas presentados en pequeñas porciones, y una versión por debajo de los 3.500 metros que comprende alimentos más proteicos en porciones más grandes.
Durante su intento de récord, los pilotos viven en condiciones de hacinamiento y aislados durante los vuelos que duran hasta seis días. Sus intervalos de sueño duran unos 20 minutos y hay pocas oportunidades para el ejercicio físico.

La entrega de la recompensa y el confort
“Nuestro trabajo no ha sido sólo proporcionar a los pilotos con una dieta equilibrada nutricionalmente, pero también una que ofrezca algún elemento de recompensa y  confort “Dra. Amira Kassis

El equipo de fisiólogos, nutricionistas y científicos de alimentos de la Dra. Kassis comenzó evaluando los perfiles nutricionales individuales de Piccard y de Borschberg, incluyendo sus necesidades de carbohidratos, grasas y proteínas, y la estimación de cómo éstos cambiarían durante el curso de un viaje 35.000 kilometros que comprende 12 vuelos y 500 horas en el aire.
Las pruebas en los pilotos llevados a cabo en la unidad metabólica del NRC, evaluaron entre otras cosas, su gasto de energía. Investigadores de Nestlé midieron la masa muscular de cada piloto para averiguar la cantidad de proteína necesaria para su dieta. Durante el desarrollo de los planes, también consideraron las duras condiciones físicas que los pilotos podrían soportar, incluyendo los cambios bruscos de temperatura y altitud.
Menús a medida
La Dra. Kassis y su equipo utilizaron estos datos para ayudarles a crear un menú de 11 platos y aperitivos diferentes hechos a medida para cada piloto, que luego probaron a través de simulaciones de vuelo con Piccard y Borschberg en 2012 y 2013.

Estas pruebas miden diferentes factores incluyendo la ingesta de alimentos de los pilotos, el peso corporal antes y después del vuelo y el equilibrio de proteínas. El equipo NRC utilizó los resultados para adaptar mejor las comidas a las condiciones de vuelo, y se realizaron pruebas de sabor con los pilotos para obtener más información sobre sus preferencias alimenticias.

"Trabajando con los pilotos, descubrimos, por supuesto, que tienen diferentes preferencias. Por ejemplo, uno prefiere opciones vegetarianas mientras que a el otro no le gusta el chocolate ", dijo la Dra. Kassis.

"El objetivo de las sesiones de degustación y  el acuerdo del menú con los pilotos era importante  para asegurarse que ellos realmente comerían los alimentos en un ambiente donde el apetito podría no ser el mismo de siempre", agregó.

Peso de alimentos es crítico

Almacenar y servir la comida fue el otro gran reto. A pesar de tener una envergadura mayor que un Boeing 747, el avión Solar Impulse es tan pesado como un auto familiar, lo que significaba que los investigadores de Nestlé tuvieran que considerar cuidadosamente el peso de todos los alimentos y bebidas tomadas a bordo, incluyendo el embalaje.
La cantidad total de alimentos por vuelo no puede exceder de 2.4 kg, y el volumen de líquido permitido no puede exceder de 3,5 litros (2,5 litros de agua y 1 litro de bebida deportiva).
La facilidad de uso es de vital importancia, por lo que el embalaje incluye bolsas para sopas y bebidas que limitan el riesgo de derrame, y tazas que se convierten en vasos una vez abiertos. Una bolsa especialmente diseñada de auto-calentamiento se utiliza para calentar la comida contenida en bolsas.

Frescura sin conservantes artificiales
Para conservar la comida de manera efectiva, el equipo de Nestlé desarrolló un proceso mediante el cual los ingredientes alimentarios crudos se ponen en un embalaje especial y luego son tratados térmicamente. Este proceso mantiene la frescura de los alimentos y ayuda a mantener su textura, conservándolo hasta  tres meses, sin necesidad de conservantes artificiales.
Además de ser fácil de usar y de peso ligero, el embalaje ha sido testeado físicamente para hacer frente a las fluctuaciones de presión de aire.

Exposición de la innovación tecnológica
A través de su asociación con Solar Impulse, Nestlé también ayudará a apoyar las actividades educativas relacionadas con la sostenibilidad para ayudar a maximizar el legado y el impacto del proyecto.
"Hemos sido capaces de mostrar nuestra propia innovación tecnológica en el alimento que hemos diseñado y preparado para Solar Impulse", dijo la Dra. Kassis.

"Los años de investigación, y los datos obtenidos de los pilotos durante su vuelo ayudará a avanzar en nuestra comprensión de las formas de alimentos que se pueden utilizar para alimentar este tipo de resistencia en los próximos años."

Descargá la infografía